La lucha de la CNTE: ¿Qué hacer?

desalojocnte

Desde el pasado 19 de agosto de este año estalló la huelga magisterial en contra de la mal llamada “reforma educativa” la cual pretende arrebatar todas las conquistas laborales a los maestros. En sus tres leyes secundarias la reforma plantea la desaparición del normalismo como institución formadora de docentes, así como la eliminación de la basificación (trabajo seguro), implicando esto el despido injustificado en cualquier momento. También significa la legalización de las famosas cuotas escolares, con lo cual los costos de los servicios educativos recaen directamente sobre los hombros de los padres de familia, cuando esta responsabilidad es única y exclusiva del Estado, pues el pueblo aporta suficiente para ello a través de sus impuestos; ¿A dónde entonces van a parar esos recursos?, ¿Qué es más importante que la formación de la juventud mexicana?

En los medios de comunicación se dice que los maestros salen a manifestarse porque no quieren ser evaluados, porque quieren defender sus privilegios. ¿Es esto cierto? No, los maestros están a favor de una evaluación, pero que sea constructiva, diagnostica, que permita enfocar las deficiencias de los educadores, las cuales puedan ser corregidas mediante un proceso de capacitación y actualización constantes. La evaluación que pretende dicha reforma, es una evaluación estandarizada que no contempla las particularidades de cada región, que no propone corregir las deficiencias, sino despedir maestros que no cumplan con ciertos estándares impuestos o que resulten incomodos a ciertos intereses. Sin embargo los que prosigan seguirán teniendo las mismas deficiencias, pues el problema educativo no es solo de los maestros, sino principalmente es del sistema. Entonces la reforma no plantea una solución, sino una salida fácil al Estado para no cubrir con los gastos que implica la educación. Los maestros, al igual que todos los trabajadores, tienen derecho a un trabajo seguro. Por eso el magisterio ha decidido movilizarse, porque la base que ahora quieren arrebatarles fue ganada tras años de intensa lucha, de sacrificio, de sangre.

Miles de maestros han salido a la calle una vez más en defensa de sus derechos laborales y de la educación de calidad. Más de 300 mil maestros se encuentran movilizados en contra de dicha contra reforma. Maestros de Oaxaca, Michoacan y Chiapas principalmente, se trasladaron al zócalo capitalino, sumando más de 30 mil maestros en plantón. Desde entonces llevaron a cabo diferentes movilizaciones para presionar al Estado en busca de una mesa de diálogo. Dichas mesas se instauraron, sin embargo, la aprobación de las leyes secundarias se llevó a cabo.

El 1 de septiembre se inauguró la primera sesión ordinaria de la Cámara de Diputados, donde se entregó el primer informe de gobierno de Enrique Peña Nieto. Una valla de miles de policías protegió el recinto, quienes agredieron a la manifestación para dispersarla. 32 personas fueron detenidas ese día por exigir justicia y diálogo.

Finalmente el jueves 12 de septiembre, después de que la CNTE realizara dos marchas hacia los Pinos (las cuales fueron reprimidas), gobernación ofreció instaurar una mesa de diálogo ese mismo día para tratar el tema de la reforma. Cuál sería la sorpresa al saber que esa mesa solo se instauro para que gobernación dijera de la forma más intransigente que no habría marcha atrás en su reforma, y lo peor de todo fue la exigencia de liberar el zócalo bajo amenaza de desalojo al día siguiente. De la manera más arrogante, Miguel Ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, puso un ultimátum al magisterio para desalojar el zócalo a más tardar al día siguiente a las 10:00 am. Cuanto cinismo, este es el diálogo que ofrece el Estado, una farsa para legitimar su política de garrote, nunca una negociación, nunca un diálogo bilateral, sino un monólogo donde el Estado presenta sus demandas y amenaza con la represión.

El viernes 13 de septiembre, el zócalo capitalino amaneció bajo una gran tensión, desde muy temprano, helicópteros de la Policía Federal (PF) sobrevolaban el primer cuadro del Centro Histórico. Alrededor de las 11:00 am los elementos de la policía del Distrito Federal, comenzaron a rodear la plancha, principalmente por Santo Domingo, de ahí se desenvolvió un operativo de la PF para cercar el zócalo. A las 14:00hrs, se dio un plazo de dos horas para desalojar el zócalo. Pero la bravura y valor de los maestros nos demostró que su lucha no se doblega ante amenazas, que ellos no se rinden frente a balas ni represiones. Miles de maestros se mantuvieron firmes, construyeron barricadas y prepararon la resistencia.

A las 16:00hrs, la policía avanzó hacia el zócalo, lanzando gases lacrimógenos y balas de goma, a punta de golpes, avanzaron brutalmente; en varias calles incluso avanzaron detrás de tanquetas que agredían a los manifestantes con chorros de agua. Aun cuando la plancha había sido tomada, los enfrentamientos se extendieron a varios puntos de la ciudad, en Izazaga, Eje Central, Insurgentes y Periférico.

Sin embargo, el Estado que con esta represión pretendía sofocar la resistencia magisterial, no ha hecho otra cosa que alimentarla. El campamento que empezó a reorganizarse en el Monumento a la Revolución, lleno de maestros golpeados, con frio, carentes de sus cosas muchas de las cuales se habían quedado en el zócalo, rebosaba de espíritu de lucha, esos maestros reflejaban dignidad en sus rostros, porque a pesar de haber sido desalojados, habían demostrado que defenderían su lucha ante las agresiones del Estado, ese viernes 13 los maestros nos dieron una gran lección de dignidad, valor y resistencia.

Hoy estudiantes, trabajadores y pueblo en general nos sumamos a la lucha de los maestros porque es justa, porque se enmarca en la lucha en contra de las reformas estructurales que pretenden entregar todo el patrimonio y servicios de nuestro pueblo al imperialismo, principalmente yanqui. Hoy golpean al magisterio mexicano, ayer golpearon a los trabajadores del servicio eléctrico, al campesino, a los trabajadores en general, mañana será a los estudiantes, será a todos, si no nos unimos ahora, mañana será tarde, mañana no habrá nadie para unirse. El momento es ahora, el panorama se delimita cada vez más, y nuestra decisión simple: o estamos del lado del pueblo, o estamos con el Estado opresor, de su gobierno corrupto y podrido y la clase explotadora.

La decisión es tuya.

Bloque Rojo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s