¡CNTE! 34 AÑOS DE SINDICALISMO ¡Triunfa la CNTE y se consolida como el auténtico sindicalismo!

DICIEMBRE DE 1979–2013

¡CNTE!

34 AÑOS DE SINDICALISMO

¡Triunfa la CNTE y se consolida

como el auténtico sindicalismo!

Ramón Couoh Cutz

Diciembre 16 de 2013

A 34 años de su fundación la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), fiel a su tradición de lucha, se consolida, arrancando un triunfo contra sus enemigos de clase, la burguesía y su Estado y en contra de los lacayos de éstos, la mal llamada clase política representada en los partidos de Estado (PRI, PAN y PRD, que conforman el Pacto por México y sus títeres (PVEM, PANAL, PT, PMC), el charrismo sindical en el SNTE, y el oportunismo y reformismo que pululan y medran en su entorno.

Saludamos a la CNTE, que jubilosamente festeja sus 34 años de existencia, desde el Primer Foro Nacional de Trabajadores de la Educación y Organizaciones Democráticas del SNTE1, realizado los días 17 y 18 de diciembre de 1979, en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, constituyen 34 años de una rica experiencia de lucha sindical, que reivindica las enseñanzas de las luchas sindicales de los siglos XIX y XX.

En la situación internacional y nacional actual; después de la derrota temporal de la aspiración socialista y comunista de la humanidad, en su pretensión de arribar a una sociedad libre de la explotación del hombre por el hombre, en plena igualdad económica y social, ejerciendo los trabajadores y los pueblos su derecho a decidir todo el quehacer en lo político y una ideología científica sustentada en la realidad al margen de pensamientos retrógrados, dogmáticos, lograda por un alto nivel cultural para todos; después de la derrota temporal del marxismo revolucionario, hoy marxismo-leninismo-maoísmo, hasta la desaparición del campo socialista, inclusive la propia URSS y la restauración capitalista en el mundo; después de la restauración temporal del modo de producción capitalista y del imperialismo, en su versión “neoliberal” y “globalizador” que pretendió la hegemonía absoluta de Estados Unidos, hasta la actual crisis del sistema, dejando a las clases dominantes, particularmente al capital financiero la única alternativa la reestructuración, que impone la modificación de toda la legislación que cancela todas las conquistas históricas, haciendo recaer todo el peso de su crisis sobre las espaldas de los trabajadores, afectando a todos los trabajadores y pueblos del mundo, sin excepción alguna, desde las metrópolis hasta las colonias, neocolonias y semicolonias, entre ellas nuestro país, restaurando también para los explotados y oprimidos de la sociedad su única alternativa la revolución proletaria.

En estas condiciones, en que las conquistas del proletariado son nulificadas, e inclusive sus organizaciones partidarias –el Partido Comunista– son derrotadas, y sus organizaciones sindicales son reprimidas, controladas y limitadas en su accionar, siendo sentenciadas a muerte, para dejar a los trabajadores y los pueblos en condiciones de indefensión, imponiéndose previamente la alienación para aceptar mansamente la enajenación, sorprende a la burguesía de todos los países que sean los maestros, quienes se yerguen como vanguardia en la lucha popular, caso concreto y sobresaliente de México, en que los maestros, dirigidos por la CNTE, se constituya en escuelas para la insurgencia, la lucha social y la revolución, de ahí la pretensión idealista de la burguesía y su Estado, de su clase política y sus lacayos charros y oportunistas, de acabar con ella, sumiendo en la indefensión a los maestros y dejando sin referente a la clase obrera y el campesinado y otros sectores de oprimidos, ilusión que quedará en eso. He ahí la importancia de los maestros.

I

¿Por qué los maestros y la CNTE?

Los maestros, porque:

En una sociedad capitalista con rezagos de semifeudalidad y semicolonialidad, como la mexicana, en donde el proletariado aún no asume su responsabilidad fundamental de vanguardia, el maestro con conciencia de clase, sensible a la problemática social, que tiene como materia de trabajo el cerebro humano, de los niños, adolescentes, jóvenes y adultos, estrechamente vinculado con ellos, se entera de los problemas que aquejan a los educandos, a las familias, de los trabajadores del campo y la ciudad, lo que facilita ejercer su influencia sobre ellos, sobre todo, si el maestro está organizado y posee una posición de clase. A despecho de la burguesía y su Estado, que asignan como función de los maestros la reproducción de su ideología, la transmisión de su cultura y la formación de los cuadros científicos, técnicos, calificados o la mano de obra semicalificada que necesitan en la industria o en las maquilas; los maestros permanentemente se han rebelado, convirtiéndose en acicate en contra del sistema, de ahí la importancia de los maestros, a lo que habría que agregar la distribución estratégica por toda la geografía nacional, no habiendo localidades de más de 500 habitantes en donde no haya un maestro, ya sea en las selvas o los desiertos, en las llanuras costeras o en las sierras, en el medio urbano como en el rural, haciendo de los maestros el único sector de clase identificado plenamente con su pueblo; siendo igualmente peligroso, puesto que si es la ideología y la política burguesa la que influye en su cerebro, se hace proclive al charrismo e instrumento dócil para el fascismo, ya la inversa, si es la ideología y la política proletaria la que incide en él, se convierte en crítico, democrático y sensible a la problemática social, es un elemento fundamental en las luchas democráticas y revolucionarias.

“El maestro en México, históricamente, ha ejercido una función importante en la sociedad, ha influido y participado activamente en todas las lucha importantes que ha librado el pueblo mexicano, lo mismo en la independencia, en la resistencia a las invasiones extranjeras, en la reforma, el juarismo y el porfiriato, así como en la gran rebelión de 1910 a 1920; destacando sus luchas en el siglo XX y lo que va del nuevo siglo, por su sindicalización y la defensa de sus derechos e intereses, convirtiéndose en los últimos 34 años, con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), en la fuente principal del verdadero sindicalismo, en la vanguardia de la lucha de los trabajadores mexicanos, que explica la orfandad vivida durante mucho tiempo por el proletariado, la profunda alienación a que han sido sometidos, exigiendo intensificar el trabajo comunista en el seno de las organizaciones de masas, que de entrada exhibe todas las dificultades, mismas que vamos a derrotar, dotados de una línea correcta”2.

La CNTE, porque:

“La CNTE, —fundada en diciembre de 1979 en Tuxtla Gutiérrez, en el marco del creciente descontento del magisterio nacional por las paupérrimas condiciones de existencia, pero sobre todo de la ascendente lucha de los maestros chiapanecos, que recién habían protagonizado dos huelgas: abril-junio y septiembre-octubre, en contra de la inflación provocada por el auge petrolero en dicho Estado y en contra del charrismo sindical imperante en las Secciones 7 y 40, en ese momento— es la continuación de la larga lucha de los maestros mexicanos, iniciada en la década de los años 80s, durante el porfiriato y la gran rebelión, alcanzando auge durante el proceso armado y sobre todo en los años 20s y 30s del siglo pasado, que con la naciente línea clasista, lograron la formación del STERM, primer y único sindicato hasta hoy construido bajo la línea clasista del sindicalismo, que sufrió la ofensiva del Estado (con Cárdenas del Río y Ávila Camacho, al mando) y del charrismo ascendente de la CTM dirigido por los cinco “lobitos” (Fidel Velázquez Sánchez, Fernando Amilpa Rivera, Alfonso Sánchez Madariaga, Jesús Yurén Aguilar, Luís Quintero Gutiérrez), que con la represión, el sabotaje, campañas de desprestigio y una política liquidacionista fraccionalista de los oportunistas en su interior, finalmente fue derrotado, que abrió el camino, mediante la intervención directa del Estado, de la fundación del SNTE, en diciembre de 1943, surgiendo como una organización patronal, corporativa, divorciada totalmente del sindicalismo; nació atado umbilicalmente al Estado, corporativo, charro.

“La CNTE, es la continuación de la lucha del magisterio disidente, democrático y clasista, que en los 70 años de existencia del SNTE, bajo la hegemonía del charrismo3 sindical, ha mantenido la resistencia, logrando etapas de desarrollo y auge, como las luchas de los maestros de la Sección 9a en 1956-60, del magisterio de Chihuahua de la Sección 8a en 1966-74, de distintos contingentes en varios Estados en los años 70s, entre éstos los maestros de las técnicas agropecuarias de la región Lagunera, de maestros de la montaña de Guerrero, y otros más.

“La CNTE, surge en el contexto de un amplio movimiento de lucha del normalismo en los años 70s, particularmente de las Escuelas Normales Superiores de México, Tuxtla Gutiérrez, Chilpancingo, Monterrey, Tepic, Gómez Palacios, Puebla, Guadalajara y otras, que destacaron en el enfrentamiento a la política educativa del Estado (Reforma Educativa de Luís Echeverría Álvarez); del ascenso del movimiento obrero independiente en el Distrito Federal, el Estado de México, Nuevo León, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo, y otros Estados, así como del ascenso del movimiento estudiantil, campesino y popular, que dio vida a la CNPA y a la CONAMUP, sin dejar de señalar la proliferación de la lucha guerrillera.

“La CNTE, abreva en la rica experiencia del movimiento obrero, revolucionario y comunista internacional, fundamentando su línea ideológica, teórica, política y orgánica, en las tesis fundamentales de Marx-Engels, Lenin-Stalin y Mao Tse-tung, expresadas en la lucha de clases; la democracia, unidad, organización, dirección, crítica y autocrítica, solidaridad y autosuficiencia de clase; el centralismo democrático en lo orgánico; y la necesidad del internacionalismo proletario. Desarrolla las tesis fundamentales del sindicalismo clasista, caracterizando al sindicato como un frente de clase, que independiente de las limitaciones del sindicalismo, bajo la línea clasista proletaria, se convierte en una escuela para la transformación social, en una escuela para la revolución, en donde los trabajadores reciben sus primeras lecciones de unidad, organización, dirección y disciplina, conscientes de que su fuerza radica en su número, en su conciencia de clase y en su combatividad. De ahí su estrategia de “democratizar la educación, el sindicato y el país”, su método del centralismo democrático, y su táctica de “movilización-negociación-movilización; sus diferencias internas se superan con el método de lucha ideológica-unidad política, concretada en lucha-unidad-lucha.

“Los 34 años de existencia de la CNTE, constituyen 34 años de luchas constantes, enfrentando la política burguesa, al modo de producción capitalista, en las condiciones de semifeudalidad y semicolonialidad de nuestro país, particularmente, la defensa de los derechos e intereses económicos, sociales, laborales, profesionales, sindicales y políticos de los trabajadores de la educación, buscando una estrecha relación con el conjunto de los trabajadores, el proletariado, el campesinado y demás asalariados, explotados y oprimidos, y el pueblo, convencidos, de que la lucha de los maestros, no podrá triunfar jamás, sino es en estrecha unidad con sus alumnos, los padres de familia y todo el pueblo.

“En la CNTE, como lo demuestran sus documentos de línea adoptados en sus congresos, asambleas y su práctica sindical permanente, se precisa la concepción de la importancia de los maestros —particularmente en Latinoamérica, entre ellos, México, en donde en su rica historia, no existe un acontecimiento importante sin la presencia de los maestros, lo mismo en la lucha por la independencia, la resistencia contra las invasiones francesas, españolas, inglesas y yanquis; durante la rebelión de Ayutla y el Juarismo; en el Porfiriato y sobre todo en la “revolución” de 1910-20. De este año hasta ahora, es destacable la participación de los maestros en las luchas campesinas, obreras, estudiantiles y populares, sin desconocer la participación en los procesos revolucionarios y en los movimientos revolucionarios, destacando las aportaciones de Arturo Gámiz García, Lucio Cabañas Barrientos, Genaro Vázquez Rojas, y centenares más—, por su distribución estratégica en todo el país, por trabajar con el cerebro de niños, adolescentes, jóvenes y adultos, pero sobre todo por ser el único sector de clase vinculado estrechamente con el pueblo, haciéndose sensible –con conciencia de clase– a la problemática social, de ahí su sobresaliente participación en la lucha democrática y revolucionaria”4.

II

Triunfo de la CNTE y derrota del charrismo.

 

A pesar de la campaña permanente de la gran burguesía y su Estado, a través de los medios masivos de comunicación, principalmente la televisión, en contra de los maestros disidentes, democráticos y clasistas, y su organización sindical, que exhiben odio de clase, la CNTE, triunfa y avanza, propinando severos golpes a sus enemigos, derrotando al charrismo y sirviendo de ejemplo para las luchas de la clase obrera, el campesinado, los estudiantes y otros sectores de la población mexicana.

“Considero que, para nosotros, es malo si una persona, partido, ejército o centro de enseñanza no es atacado por el enemigo, porque eso significa que ha descendido al nivel de éste. Es bueno si el enemigo nos ataca, porque eso prueba que hemos deslindado los campos con él. Y mejor aún si el enemigo nos ataca con furia y nos pinta de negro y carentes de toda virtud, porque eso demuestra que no sólo hemos deslindado los campos con él, sino que hemos alcanzado notables éxitos en nuestro trabajo”5 Este pensamiento viene a propósito de la campaña orquestada por el grupo burgués-fascista de “Mexicanos Primero” y sus sirvientes como Loret de Mola, que hacen responsables a los maestros de la crisis de la educación, a sabiendas de que es el Estado quien decide la filosofía, la política y el financiamiento educativo; las campañas de los bufones de la televisión que atacan furibundamente a los maestros de la CNTE, por las huelgas, las marchas, plantones, tomas de carreteras, casetas, avenidas y miles de acciones diversas más, porque ellos esperan que ante las criminales agresiones del Estado, que con las reformas estructurales, particularmente la contrarreforma laboral-educativa, los maestros se los agradezcan, entonces no serían maestros, puestos que los maestros son educadores del pueblo mexicano, y no es posible callar ante tantos traidores a la Patria, en todos los niveles de gobierno, comenzando con Peña Nieto.

Ante las luchas de más de 500 mil maestros de Guerrero, Oaxaca, Michoacán, Chiapas, Veracruz, Campeche, Quintana Roo y Zacatecas que estuvieron en huelga y otros cerca de 700 mil que realizaron movilizaciones y acciones diversas, repudiando la mal llamada reforma educativa, el Estado ha respondido con la demagogia, el distraccionismo, la cerrazón, la represión, aprobando leyes para castigar a quienes luchan por sus derechos, criminalizando la protesta social, la CNTE, se mantiene firme y está dispuesta para el combate hasta la abrogación de criminales reformas, que no sólo atentan contra los maestros, sino que inclusive acaban con la independencia y la soberanía nacional, como la energética, que los criados del imperialismo yanqui, como el gobierno de EPN, los Senadores y Diputados federales y Locales, apresuradamente han aprobado, preparándose para luchas de mayor envergadura, como la probable huelga nacional a partir del 1° de mayo de 2014.

Las luchas de la CNTE, están despertando al pueblo mexicano y aceleradamente están generando conciencia de clase, de ahí la desesperación de los enemigos de clase.

La respuesta del charrismo sindical en el SNTE, que hoy encabeza el hijo putativo de Gordillo, Juan Díaz de la Torre, que haciendo el ridículo le “exige”, mas bien suplica al Estado, que no consideren a la CNTE como interlocutor de los maestros, sin entender que la CNTE ni lo solicita, sino se le otorga por la fuerza y combatividad que representa. Los charros, estratégicamente están derrotados y sepultados, tácticamente hay que darles el golpe definitivo. Los esquiroles, los traidores a su clase y a su Patria, tienen un lugar ganado: el basurero de la historia.

III

Perspectiva de la CNTE

 

Los triunfos de la CNTE son inobjetables, a sus 34 años de existencia, en plena madurez, ha acumulado un rico arsenal de experiencias, convirtiéndose ya en un referente importante, para las luchas del pueblo mexicano, sin embargo lo más difícil, es su consolidación, que requiere de la unidad de todos los trabajadores, constituyendo un auténtico frente único de clase; que exige perfeccionar su organización, forjar una disciplina de clase y construir una sólida dirección.

La CNTE, tiene que superar su limitación fundamental de ser una coordinación de fuerzas, como el oportunismo lo han planteado, para transformarse una sólida organización sindical, que permita cohesionar todas las fuerzas, acabar con la dispersión y trabajar por la unidad de todos los trabajadores en lucha, y juntos incorporar al pueblo mexicano.

Estratégicamente la lucha de la CNTE, es en contra de las reformas estructurales, particularmente contra la contrarreforma laboral-educativa hasta su abrogación, sin dejar pasar la necesidad urgente de derrotar definitivamente al charrismo sindical, reconquistando a las masas trabajadoras, para construir el SNTE clasista.

Hoy la lucha no puede circunscribirse al ámbito meramente gremial y sectorial, al contrario la lucha contra el capital y el imperialismo se pone al mando. El enemigo es poderoso, pero no invencible, el pueblo formado por el proletariado, el campesinado, la pequeña burguesía y el lumpen proletariado son mayoría, de ahí que su fuerza radique en su número, en su unidad, organización, disciplina y una dirección proletaria.

La CNTE, tiene una gran responsabilidad en este proceso, sin caer en la desviación de sentirse la vanguardia de clase, transitoriamente es la avanzada, los hechos demostrarán las condiciones reales.

Saludamos los 34 años de la CNTE, recordando a los cientos de caídos en la lucha, a los miles de reprimidos, y llamando a todo el magisterio nacional a incorporarse a la lucha en defensa de sus derechos, hasta derrotar la política fascista del régimen y la transformación de la sociedad mexicana.

¡Viva la CNTE, vivan los maestros conscientes y combativos de México!

¡Por una línea de clase en la lucha de los explotados!

¡Unidos y organizados, venceremos!

 

1Couoh Cutz Ramón, CNTE, Treinta años de luchas clasistas del magisterio mexicano, Editorial Horizonte Rojo, 2009, p. 58…

2La CNTE: Luces y sombras…

3Término folklórico surgido en 1948 en el medio sindical, en alusión a Jesús Díaz De León, Secretario General del Sindicato Nacional de los Trabajadores Ferrocarrileros, que tenían revisión de Contrato Colectivo, y en su Consejo Nacional Ferrocarrilero, decidirían sobre la huelga, que por la influencia de dirigentes progresistas, democráticos, socialistas y comunistas, lograron que se aprobara, contra la política del Secretario General, a quien apodaban “El Charro”, que se caracterizaba en el servilismo al Patrón-Estado, durante el gobierno de Miguel Alemán Valdés, la traición, la claudicación, el entreguismo, la delación de sus compañeros, la antidemocracia, la represión, el esquirolaje, la corrupción, el chisme, la intriga y el porrismo, defendiendo la política del Estado. Después en el sindicalismo mexicano, se generalizó el término charrismo, entendiéndose con las características señaladas, el antagonismo al auténtico sindicalismo, de ahí el sindicalismo clasista, para diferenciarse del corporativismo.

4Ibid…

5Mao Tse-tung, “Ser atacado por el enemigo no es una cosa mala sino una cosa buena” (26 de mayo de 1939).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s