En Brasil: LA NUEVA ETAPA DE LA LUCHA DE CLASES QUE YA SE INICIÓ

Traducción tomada de: http://granmarchahaciaelcomunismo.wordpress.com/ Original: http://www.anovademocracia.com.br/

xcp1.jpg.pagespeed.ic.eHgZOMZ014

Rebeliones populares, grandes huelgas y protestas diarias convulsionan Brasil de norte a sur. La indignación se adueña de la población y provoca manifestaciones, incluso de salvajismo, como linchamentos, que rebasan la sensación popular de que vivimos una grave crisis.
Decenas de huelgas combativas, involucrando a centenares de miles de trabajadores, surgen todos los días a lo largo del país, sobrepasando a las direcciones de los sindicatos traidores y centrales y desmintiendo la falacia de la propaganda gubernamental de que el país es un oasis en medio del cataclismo económico mundial. Profesores, transportistas, obreros de la construcción, vigilantes, trabajadores de las universidades, barrenderos, etc., las más diversas categorías atropellan a las direcciones sindicales traidoras y electoreras y se lanzan a la lucha, desafiando a los patronos, los gobiernos y los jueces, que con la rapidez de un rayo criminaliza cualquier paralización.
La lucha por la vivienda conoce un nuevo auge, como reflejo de la especulación inmobiliaria estimulada por el gobierno de turno, que colmó de privilegios a las promotoras y constructoras. Sólo en Río de Janeiro los alquileres subieron un 178% de media, desde 2008. En São Paulo, los movimientos de lucha por la vivienda intensificaron la ocupación de terrenos y edificios desocupados.
Las tentativas del PT/PCdoB para cooptar el movimiento popular y aplacar las protestas, principalmente contra la Copa, no surtieron efecto. Como mucho, lograron comprar algunos escasos grupos organizados mafiosos, como el de Gaviões da Fiel, que aceptó “proteger” al estadio de Corinthians del pueblo en lucha. Se anuncia una nueva ola de manifestaciones que amenaza salpicar la Copa de la Fifa y la farsa electoral de este año.
El telón de fondo de este escenario es la grave crisis general del imperialismo que se profundiza y prolonga y en la cual todo el mundo se ve sumergido. Acorralado por las pésimas cifras de su economía, el imperialismo yanqui se pone a imprimir dólares sin lastre para pagar su maquinaria de muerte en las sucesivas guerras por nuevos repartos del mundo. Las demás potencias también se arman para minimizar perdidas de fuentes de materias primas y mercados cautivos para sus monopolios al tiempo que alientan sus ambiciones de escalar posiciones más altas en los “Clubes” imperialistas.
Si ésta es la realidad del primer y segundo mundos, ¿qué semicolonia, por su condición de país dominado y de capitalismo burocrático, puede escapar de la crisis que no sea en los devaneos propagandísticos del oportunismo electorero, del gobierno de turno? Aún así, por razones desesperadas de supervivencia, tiene que esmerarse por disfrazar el deterioro del nivel de vida del pueblo e impulsar la explosión de la crisis instalada para después de la farsa electoral.
La propia confusión entre el personal del PT atestigua esto, como Mercadante, de la Casa Civil, asumiendo el control de los precios y forzando a Mantega, de Hacienda, a desmentirlo públicamente, aunque no fuese mentira lo que dice el primero.
Y aunque haya “control”, es innegable que los precios de los combustibles aumentaron, al igual que toda la cadena dependiente de la logística. Las tarifas del transporte público, mira por donde, recuperan los aumentos aplazados el año pasado. Los precios de los alimentos, de las mensualidades escolares, de los planes de salud, todo sube más que la inflación oficial.
Por su parte, el monopolio de prensa secunda al viejo Estado en la criminalización y la satanización de las protestas, intentando imponer el pacifismo y la domesticación de las masas en lucha. Sin embargo, nada de bueno para el pueblo fue conquistado sin la justa resistencia del oprimido contra el opresor. Y esa resistencia, por ejemplo, llevó al gobierno de turno a recular en la presentación del proyecto de ley para “castigar con más rigor los actos de vandalismo”. Gilberto Carvalho ha afirmado que “la presidenta llegó a la conclusión que no era prudente para la gente hacer en ese momento una nueva ley, porque evidentemente sonaría como una tentativa de criminalizar o castigar las manifestaciones”. ¿Cuánta benevolencia, no? ¿O sería cálculo electoral? Entre otras cosas porque, en materia de criminalizar y reprimir al pueblo, todo se puede arreglar con el acervo de legislación draconiana ya existente.
Contra todo eso se levantan las masas en protestas que asumen cada vez más la violencia como método para hacerse oír y conquistar sus derechos. Barricadas de neumáticos y autobuses arden casi todos los días en algún lugar del país, como resultado de la completa incredulidad de las masas en esa “democracia “ farsa al igual que en los farsantes y burócratas que ocupan las estructuras y el gobierno del viejo Estado de las grandes burguesías y latifundistas al servicio del imperialismo. ¡Este es un hecho ineludible!
¿Qué podrán hacer los defensores de ese viejo orden en descomposición sino reprimir, crear nuevas legislaciones fascistas y nuevos cuerpos policiales, lanzar todo tipo de aparatos y fuerzas armadas contra las masas en lucha y las organizaciones combativas en la tentativa de detener el ascenso de un proceso revolucionario inevitable en Brasil? Los próximos meses y años darán cuenta de la nueva etapa de la lucha de clases que ya se inició.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s