La Gran Marcha 69

gm69La Gran Marcha 69

Anuncios

Boletín n1: Recordando el 8 de Marzo

8demarzo

Descargar en PDF

Hace ya 104 años que se celebra el Día Internacional de la Mujer. Una fecha nombrada por todos, pero conocida por pocos. Fue el 8 de marzo, pero de 1857, cuando las obreras de la “Triangle Shirtwaist Company” de Nueva York son brutalmente reprimidas después de tres semanas de huelga demandando mejores condiciones de trabajo y una jornada laboral de 10 horas; murieron 146 mujeres calcinadas debido a las bombas incendiarias que fueron arrojadas la fábrica ante la negativa de abandonar la huelga.

Debido a estos hechos Clara Zetkin propuso ante el Congreso Internacional de Mujeres Socialistas celebrado en Copenhague, Dinamarca, en 1910, la instauración de este día como el “Día Internacional de la Mujer Trabajadora”. Las protestas de las mujeres se extendieron por todo el mundo, y en 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.

Sin embargo la fecha se ha transformado, donde en un inicio se trataba de conmemorar la lucha de la mujer proletaria, la mujer del pueblo, hoy día el capitalismo ha tratado de transformarla en una fecha comercial, donde se celebra a las “delicadas flores”, al “sexo débil”, o en todo caso a la mujer como un ente genérico, ajeno a las diferencias de clase y a las luchas del pueblo. Es por esto que al hablar de una fecha como esta, primero debemos tener en claro que ésta, no es de fiesta, no es una fecha comercial, es el día en que como pueblo decidimos conmemorar la lucha de la mujer por la igualdad, ante todo económica, y por su emancipación de este sistema opresor y explotador.

Pero vallamos más allá al hablar de la mujer como un elemento en la lucha popular y en la lucha revolucionaria, ¿Qué objetivos debe plantearse?, ¿Cuál es su verdadero enemigo?, ¿Qué papel debe de tener? En el sistema actual, la mujer trabajadora se encuentra sometida a una doble condición de opresión. Por un lado, a través de la historia, las mujeres han sido educadas con la tarea fundamental de reproducir a la especie humana, por ello se le ha considerado como un objeto para producir y de tal forma no se le ha dado más valor que el de una máquina que produce bebes, la educación, la independencia, la libertad fueron cosas que se restringieron para los hombres ricos que debían administrar sus posesiones (entre las que se contaba su mujer), con tal papel, las mujeres se especializaron en la producción y crianza de niños, fueron educadas para ser esposas y madres sumisas, es decir: “buenas mujeres”. Por el otro lado, en el capitalismo, las mujeres debieron unirse al enorme ejército de trabajadores para ayudar al sostenimiento de la familia; conocemos los ejemplos por doquier, padres, madres, e incluso hijos deben trabajar para solventar los gastos de la familia; de esta forma las mujeres se incluyen en una nueva dinámica, donde son sometidas por el patrón para conseguir un mísero salario (que casi siempre no alcanza para solventar las necesidades).

Es por ello que hacemos la afirmación de que la mujer es oprimida doblemente, en la casa por el sistema patriarcal que la ve como un medio de producción, y en el trabajo por el patrón capitalista que busca sacar la mayor ganancia de su trabajo.

Lo anterior es importante, ya que no podemos hablar de la mujer como un sector genérico y homogéneo, debemos ser claros en el hecho que las mujeres también están divididas en clases sociales, que también existen las mujeres que han tomado su papel como explotadoras y opresoras, las que aún sufriendo la discriminación y opresión del machismo, deciden defender y fortalecer el sistema, ejemplos claro son la señora Elba Esther Gordillo, ex lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, quien se enriqueció y mantuvo en el poder del sindicato gracias al robo, la mentira, la corrupción y el asesinato; otro ejemplo claro es Martha Sahagún, esposa del ex presidente Vicente Fox Quezada, la cual siempre sirvió como careta “altruista” de un régimen de represión, saqueo y despilfarro.

La lucha de la mujer está enmarcada dentro de una lucha más grande, la lucha por un mundo justo. No pueden por consiguiente combatir juntas las mujeres opresoras y las oprimidas, ya que sus objetivos son diametralmente opuestos, mientras las mujeres opresoras buscan igualdad con el hombre para tener los mismo derechos de oprimir y explotar, así como gozar de los beneficios del saqueo efectuado por el capitalismo rapaz; la mujer proletaria y oprimida buscará una igualdad con el hombre, pero más allá perseguirá la verdadera emancipación, la emancipación del trabajo, la ruptura de todo lazo de explotación que la afecta no solo a ella sino a toda la clase trabajadora. Por consiguiente la lucha de la mujer trabajadora es una lucha que busca derribar los sistemas de clases y la propiedad privada que la obliga a ser simplemente un medio para la producción de hijos y que la convierte en un engrane mas al servicio del patrón.

Por último es necesario entender que mientras la mujer no tome parte activa en la transformación de la sociedad, mientras siga sujeta a luchas reivindicativas, legalistas e ingenuas que le otorguen tal o cual concesión legal, un reforma o ley de protección, todo ello será efímero ya que no tendrá la capacidad de defender dichas conquistas. Sepamos claramente que la verdadera igualdad no será alcanzada en un sistema que explota y que oprime a una clase, es decir en un sistema de explotación del hombre por el hombre.

De esta forma quedan contestadas las preguntas formuladas anteriormente: ¿Qué objetivos debe plantearse? La transformación del sistema en su conjunto, para la construcción de un mundo sin clases y sin propiedad privada; ¿Cuál es su verdadero enemigo? Todo (a) aquel que pretenda perpetuar el estado de las cosas, que explote y/o oprima; ¿Qué papel debe de tener? Debe tomar su lugar al lado de sus compañeros de clase, no como una subordinada, sino como su igual, como la mitad de este inmenso cielo que se prepara para la tormenta.

Luchemos entonces sin tregua hasta demoler todo rastro de opresión.

¡Por un 8 de Marzo combativo de las mujeres trabajadoras!

¡No soy feminista, yo busco la emancipación femenina!

¡La rebelión se justifica!

Bloque Rojo

Comunicado desde Turquía: No olvidemos; una chispa puede incendiar la pradera

No olvidemos; una chispa puede incendiar la pradera

En todas partes se encuentra la resistencia, en todas partes está Taxim!

En los últimos días el centro de Estambul ha sido testigo de una de las más importantes y significativas resistencias de su historia. Durante la última semana cientos y miles de personas se concentraron para manifestarse en contra del proyecto gubernamental de construir un gran centro comercial en la plaza Taxim, que es considerado el corazón de Estambul, donde hay que resaltar que el parque adyacente llamado Gezi es una de las últimas áreas verdes que aún quedan en la ciudad. Sin embargo, lo que comenzó como una manifestación normal se convirtió en una levantamiento popular. Las fuerzas policiales usaron violencia brutal en contra de los manifestantes. La resistencia que comenzó en Estambul se convirtió en una resistencia en todo el país.

Sin duda alguna las clases dominantes turcas representadas por el gobierno del AKP por los últimos 11 años han asegurado en diversas ocasiones que ellos se encontraban dando pasos firmes para “resolver”la cuestión Kurda o han hablado sobre la “democratización” del país. Pero nosotros sabemos que la única cosa que se ha incrementado en los últimos años ha sido la presión, la represión y los ataques a las masas en general y los ataque en contra de los revolucionarios, demócratas y oponentes, en lo particular. Ejemplos concretos de estas políticas represivos son la masacre de Roboski, trabajadores de los puestos o del sector textil que perdieron sus vidas en condiciones de trabajo infrahumanas, ataques en contra de la juventud en las universidades, etc…

En los últimos dos a tres años la fuerza y el poder de los movimientos de masas en Europa, América Latina, pero particularmente en el Medio Oriente y el norte de África, desde Mubarak hasta Gadaffi, de Bin Ali a Assad, todos ellos pensaron que eran indestructibles; pero fuimos testigos que a las masas se les ha acabado la paciencia frente a sus regímenes, y fuimos testigos de importantes levantamientos.

El gobierno del AKP brutalmente atacó a los manifestantes que protestaron el primero de mayo, el 6 de mayo (el 6 de mayo es el día de conmemoración del asesinado de tres líderes revolucionarios: Denis Gezmis, Yusuf Aslan y Hüseyin Inan, que fueron ejecutados por el Estado Turco el 6 de mayo de 1972), el 18 de mayo (día en que se conmemora el asesinato de líder comunista Ibrahim Kaypakkaya, el 18 de mayo de 1973) y en las protestas del parque Gezi. El Estado declaró la ley marcial y atacó varias protestas en todo el país. Incluso atacó a los que protestaban en contra del bombardeo en Reyhanli(el 11 de mayo una bomba explotó en la provincia de Reyhanli, un área cercana a la frontera con Siria) donde más de 100 personas perdieron la vida.

El Estado turco trata de callar las voces de las masas con más represión y agresión, pero el Estado sabe que a pesar de todos sus gases lacrimógenos, sus bombas y sus balas, a pesar de los miles de heridos y tres muertos, y de los miles de personas arrestadas, que el número de personas que se suman todos los días a las protestas continúa incrementándose.

También existen partidos que tratan de sacar provecho de la ira popular como lo son el CHP (Partido Republicano Popular), el IP (Partido de los Trabajadores) y el TGB y otros partidos fascistas-chovinistas. Su aspiración es pacificar la resistencia y tomar la dirección de las protestas. Estos partidos son los mismos que intentan instigar las convicciones chovinistas con respecto a la nación Kurda, y únicamente hablan en contra del AKP, pero no de la realidad que vive el país. Ellos pretenden mantener la resistencia confinada dentro de los límites y no quieren que sean los revolucionarios y los comunistas los que dirigían esta resistencia. Desde el inicio intentaron negarle la voz a millones de personas.

 ¡El Estado asesino deberá responder por sus crímenes!

Desde el 31 de Mayo el Estado ha arrestado a miles de personas, ha atacado a las amplias masas con balas de goma y de plomo; las fuerzas policiacas del Estado también han usado cápsulas de gas lacrimógeno como armas. Con los TOMA (Vehículos de Control de Disturbios), helicópteros y gases lacrimógenos ellos han intentado reprimir brutalmente al pueblo.

El 2 de Junio el miembro del SODAP (Plataforma Socialista de Solidaridad) Ahmet Ayvalitas fue asesinado en el distrito “primero de mayo”, en el cual se encontraban muchos manifestantes en diversas áreas. Las fuerzas policiales cerraron varios caminos importantes, como resultado de esto, un carro atropeyó a Ahmet Ayvalitas en el TEM (Carretera Trans Europea). En la región de Antyakya el joven de 22 años Abdullah Cömert fue asesinado con un disparo. El Estado llamó a este incidente como un “acto de venganza por hacer disturbios”. El Estado posteriormente declararía que “es difícil mantener al otro 50% de la población paciente”. Con estas declaraciones el gobierno le da campo libre al accionar de grupos civiles fascistas y abiertamente tratan de intimar a las masas.

En áreas como Ankara (la capital), Izmir, Adana y Antakya la policía ha estado atacando a los manifestantes de una manera ininterrumpida. En Ankara Ethem Sarisülük fue herida por balas de plomo y un miembro de la organización juvenil Emek Genligi Mutlu Cosar fue herido por una cápsula de gas lacrimógeno. La situación de ambos en muy crítica.

A pesar de la la primer chispa se incendió en el partque Gezi para protestar en contra del proyecto de construcción de un centro comercial, la cuestión ya no son la tala de dos o tres árboles, esto se ha converido en un movimiento en contra de la pobreza, la explitación y la opresión que el pueblo tiene que enfrentar y este movimiento es el resultado de todas estas políticas. Este movimiento, que se ha esparcido por todas las calles, ha recordado a los oprimidos pero también a los opresores “de ella ola que está emergiendo desde abajo”. El gran significado de esto es que nuevamente somos testigos que somos una gran roca cuando los pueblos del mundo se organizan y resisten; y que es más fuerte que el gas, las bombas aturdidoras y las balas de las clases dominantes. Está muy claro que esta ola apenas está comenzado.

Es tiempo de fortalecer la consigna común de millones que resisten en contra del ataque del Estado Fascista: “hombro con hombre en contra del fascismo”. Es tiempo de ser una sola barricada. Es tiempo de convertir cada ciudad y cada calle del país en un lugar de acción y en un para fortalecer la resistencia.

 ¡Ampliemos La Rebelión!

  Publicaciones Umut (Turquía)

Junio de 2013